15/2/09


Bienvenido al síntoma espantoso de necesitarte cada día. De despertarme y darme cuenta que ya no te tengo a algunos pasos. Que si quiero volver a escuchar tu voz lo tengo que hacer en mis sueños. Bienvenidas mañanas, tardes y noches sin tu risa. Bienvenidas lágrimas en mis ojos. Bienvenidos sean mis labios secos por la ausencia de tus besos. Bienvenidas mis manos frías otra vez. Bienvenida esta tristeza de caminar sola por la calle. Bienvenido cada recuerdo que tiene que ver con vos. Bienvenido cada llanto. Bienvenida soledad. Bienvenidas dos palabras que son las únicas que hoy se me ocurren pronunciar; Te extraño.-



Bueno, no quería tocar ese tema.
Su café cortado ya no existía y mis cigarrilos tampoco. Mi coca cola Light quedó a medio tomar al rayo del sol, que ahora me iluminaba solo a mí. Le dije entonces que hiciese caso él prometió no volver a escribirme, ni llamarme, ni nada que se le pareciese. Aceptó, no le costó nada hacerlo. "Esto me duele en el alma- dije- yo sigo enamorada de vos". Nos quedamos en silencio y él llamó al mozo con señas. Pagó y me dijo: "¿Vamos?" dando por terminada la charla.
Caminamos y sentí su mirada en mi cuerpo: "Cambiá esa cara por favor" me dijo. "¿Querés que ponga cara de feliz cumpleaños?"- le dije sarcástica.¿Pensaron que él iba a portarse bien? ¿Que iba a seguir mis comandos? No, ese buitre no iba a dejarme en paz. No iba a hacerlo, no puede hacerlo, no sabe cómo se hace. No puede: su naturaleza, su cuerpo, su sangre, toda su hombría grita "¡Soy mal tipo!". Eso le enseñaron, es lo que sabe hacer, es lo que queramos o no, me gustó de él. Su obstinación, su terquedad; todo lo que para la gente son tremendos defectos son para mí las más maravillosas virtudes; porque nunca pude ser como él, aunque estaba empezando a parecerme. Aprendería a sobrevivir en la jungla, donde él era león y yo un bambi desprotegido.-

1 comentario:

Karmakiller dijo...

como siempre , me dejas un gustito a alegria mezclada con nostalgia en el corazon.

un abrazo grandote mel, espero que podamos al fin vernos!